Pitágoras y el pensamiento presocrático – Víctor Gómez Pin

002160

Descripción

De la legendaria figura de Pitágoras se dice que fue un gran matemático al que se atribuyen audaces hipótesis en astronomía o en música. Pero, además, Pitágoras habría sido, según Cicerón, el primero en haber usado el calificativo de filósofo, aplicándolo precisamente a sí mismo. Pero ¿qué significa esto?, ¿qué añade al científico Pitágoras la condición de filósofo? Para encontrar una respuesta nos remontamos a las brillantes ciudades marinas de Jonia (Mileto, Samos, Efeso), cinco siglos antes de nuestra era y, al hacerlo, viajamos hasta la infancia de la filosofía, una infancia afortunada, en la que el estupor ante lo que acontece genera interrogaciones, plenamente vigentes en nuestros días. Pues, a diferencia del transcurso ordinario de la vida, en la que los años infantiles parecen quedar definitivamente atrás, cada vez que la filosofía alcanza una nueva etapa, ésta se revela como un retorno enriquecido a su momento de arranque.

Empezaré evocando un relato, probablemente conocido por el lector. Cuenta Cicerón en sus Disputaciones Tusculanas que, llegado Pitágo- ras a la ciudad de Fliunte en la Argólida, región del Peloponeso, tuvo ocasión de conversar sobre diversas cuestiones con el gobernante local Leonte, o León, según las traducciones, quien, estupefacto ante el saber de su interlocutor, vino a preguntarle indirectamente cuál era su oficio. El viajero habría respondido que no era experto en nada particular, sino que era «filósofo». Al parecer el término filósofo era desconocido para el interlocutor de Pitágoras, por lo que este le ilustró con una alegoría.

En las olimpiadas, o simplemente en las animadas ferias de las ciudades griegas, hay personas que obtienen provecho comprando o vendiendo mercaderías, otros exponen su destreza corporal, ponién­dola a prueba en competiciones, y finalmente unos terceros, a los que el relator atribuye el comportamiento más digno de consideración, no buscan provecho compitiendo o negociando, sino que meramente observan a los unos y a los otros, atentos a lo que acontece y cómo acontece. Pues bien, habría concluido el viajero, al igual que en la feria, también en la vida es un comportamiento más digno de elogio el ser observador desinteresado del transcurrir de las cosas, que el tener una actividad u oficio determinado por intereses prácticos. Cicerón pone a su vez la anécdota en boca de una autoridad, el filósofo Heráclites Póntico que habría frecuentado a Aristóteles pero también al herede­ro de Platón en la Academia, Espeusipo.

Información Técnica

Comprimido: Rar
Formato: PDF
Peso: 3.13 Mb
Servidores :   Mega – 1Fchier – Ul – Userscloud – Zippyshare
Idioma: Español
Autor (s): Víctor Gómez Pin.

boton-descargar-ahora

banner

Comparte el Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *