El origen de las especies

el-origen

 

Descripción 

La primera edición de The Origin of Species se vendió enteramente el día de su publicación, el 24 de noviembre de 1859. Para enero de 1860 ya estaba lista una segunda edición, y el libro pasó por un total de seis ediciones durante la vida de Darwin. Desde su primera aparición se ha estado imprimiendo cons­tantemente y se ha traducido a unos treinta idiomas. El origen de las especies se escribió para el lector general culto de la época de Darwin, y como tal tiene una categoría literaria única entre las obras de imaginación científica. Fue un libro importante en la época de Darwin y lo sigue siendo en nuestros días, pues la teoría de la evolución es la piedra angular de la biología moderna, y el libro de Darwin constituye el cimiento de dicha teoría.

No obstante, Darwin no fue la primera persona en proponer que las espe­cies de plantas y de animales pueden cambiar con el tiempo. En el último cuar­to del siglo XVIII su abuelo, Erasmus Darwin, escribió un tratado sobre la evo­lución, y poco después, en 1809, el naturalista francés Jean-Baptiste de Lamarck publicó su Philosophie zoologique‘, que contenía sus propias especulaciones sobre la mutabilidad de las especies biológicas. De hecho, el propio Darwin se­ñaló no menos de veinte predecesores que habían escrito sobre aspectos de la evolución. Y, sin embargo, la moderna teoría evolutiva procede de Darwin. ¿Por qué? Pueden darse dos razones principales.

En primer lugar, Darwin seleccionó pacientemente y de forma sistemática todos los tipos de pruebas que tenían relación con su tema. Cuando era joven había pasado cinco fructíferos años como naturalista a bordo del Beagle (1831- 1836). Durante este largo viaje alrededor del mundo*’ Darwin se transformó en un excelente naturalista, observando, recolectando y pensando constantemente sobre los muchos fenómenos geológicos y biológicos con los que se encontraba. Va en 1837 empezó a dudar de que las especies fueran permanentes e in­mutables, y aunque desde 1837 a 1859 estuvo atareado con muchas activida­des científicas, esta cuestión del origen de las especies (lo que los científicos de su tiempo denominaban «el misterio de los misterios») se le planteaba con fre­cuencia. Durante estos años leyó ampliamente, pensó profundamente y ex­perimentó cuidadosamente. Como resultado, El origen de las especies es una obra de extensión y profundidad notables.
En segundo lugar, Darwin pudo proporcionar un mecanismo plausible para explicar de qué modo pueden cambiar las especies: la selección natural. Dar­win se topó por primera vez con la idea de la selección natural en 1838, des­pués de leer An Essay on the Principie of Population\ de Thomas Malthus, un clé­rigo y economista político de principios del siglo XIX. Malthus se ocupaba sobre todo de las poblaciones humanas, pero señalaba que es un principio ge­neral de la naturaleza el que los seres vivos producen más descendientes de los que normalmente puede esperarse que sobrevivan hasta la madurez re­productora. Un roble produce anualmente cientos de bellotas, un ave puede traer al mundo a lo largo de su vida varias docenas de polluelos, y un salmón desova miles de huevos por año, cada uno de los cuales puede, en potencia, convertirse en un adulto. A pesar de esta capacidad reproductora masiva, las poblaciones adultas tienden a permanecer estables de una generación a la si­guiente.

La obra de Malthus contribuyó a que Darwin se diera cuenta de un punto interesante: podía haber selección entre los ascendientes para decidir cuáles so­brevivían v cuáles perecían. Puesto que cada uno de los miembros de una es­pecie varia ligeramente con respecto a los demás, aquellos individuos que po­seen ciertas características que Ies proporcionan una ventaja, en la obtención de alimento o para escapar de los depredadores, por ejemplo, tendrán una mayor probabilidad de supervivencia. Teniendo en cuenta la variación, cuyos resultados pueden observarse en todas partes, la selección natural puede, se­gún Darwin, explicar la evolución biológica (o lo que él llamó «descendencia con modificación»). De la misma manera que el hombre puede ocasionar cam­bios espectaculares en los animales domésticos al seleccionar artificialmente ca­racterísticas que encuentra deseables, la naturaleza «selecciona» a aquellos miembros de una especie que están mejor capacitados para enfrentarse a los rigores de la vida. A medida que las condiciones ambientales cambian, la se­lección natural asegura que determinadas características en una población que varía al azar se vean favorecidas. Como enunció Herbert Spencer, filósofo evo­lucionista del siglo XIX, la naturaleza garantiza «la supervivencia de los más aptos».

Contenido:

Introducción, por Richard E. Leakey
Introducción a la obra original
1. Variación en el estado doméstico
2. Variación en la naturaleza
3. Lucha por la existencia
4. Selección natural; o la supervivencia de los más aptos
5. Leyes de la variación
6. Dificultades de la teoría
7. Objeciones diversas a la teoría de la selección natural
8. Instinto
9. Hibridismo
10. Acerca de la imperfección del registro geológico
11. Acerca de la sucesión geológica de los seres orgánicos
12. Distribución geográfica
13. Distribución (continuación)
14. Afinidades mutuas de los seres orgánicos. Morfología. Embriología. Órganos rudimentarios
15. Conclusión
Glosario
Lecturas recomendadas
Índice

Información Técnica:

Formato: PDF
Peso : 30.82 Mb
Idioma: Español
Autor (s): Charles Darwin

 

boton-descargar-ahora

 

 

Comparte el Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *